Me encanta la cardiología. Me encanta su fisiopatología, su tratamiento y su exploración física. Mezcla eso con que te envién un correo invitándote gratis al Congreso Europeo de Insuficiencia Cardiaca en Sevilla y ya tienes el plan perfecto para después de exámenes. Bueno, más perfecto hubiese sido si el congreso fuese en Hawai, pero para un evento no patrocinado directamente por la industria (de la que hablaremos más adelante) no me quejo.

El edificio de la Plaza de España, uno de mis vistas favoritas del viaje

He asistido a muchos congresos para estudiantes, pero este era mi primer congreso científico de “mayores”. Fui con dos amigos del hospital y nos hospedamos en un maravilloso (¡y barato!) apartamento cerca del centro de la ciudad. Ha sido toda una experiencia, de la que me gustaría compartir con vosotros algunos aspectos para los que estéis pensando asistir a uno de estos eventos o simplemente tengáis curiosidad:

Primera impresión: Salto cualitativo de nivel

¿Pensabas que tu examen de cardiología fue difícil? Piensa otra vez. Yo soy de esos a los que les encanta saberse toda la fisiopatología. En ocasiones hasta el nivel molecular. Lo que no me esperaba es que de eso consistiese el 70% de las charlas del congreso. Expuesto en todo lujo de detalles. Hablando de mecanismos hipotéticos. Con todas las gráficas de los estudios. Por ponentes cuyo primer idioma no es el inglés. Lo cuál tiene el efecto de decirte a tí mismo “Me arrepiento de todas y cada una de mis elecciones en este momento” y de sentirte como un niño en la mesa de mayores durante Navidad.

¡Hola! Soy el Dr. Estudiante, ¿Cómo le puedo ayudar hoy?

Estos señores son expertos mundiales en sus temas. No te esperes un “breve recuerdo fisiopatológico” como nos hacen en la mayoría de las clases. Los especialistas no se gastan alojamiento, transporte y cuota de inscripción para que les cuenten cosas que “ya saben”. Incluso con lo que me gusta la cardiología y habiendo cursado este año la asignatura, tuve muchas dificultades al principio en orientarme en las charlas. Es indudable que el nivel es altísimo, y por eso recomendaría a los que queráis asistir que lo hagáis a partir de cursos clínicos y de una especialidad que hayas cursado ese mismo año y que os guste mucho. Tampoco estaría de más que antes de ir revisaseis por encima conceptos básicos de la patología o especialidad sobre la que os van a hablar, cosa que yo personalmente he echado en falta hacer. No hace falta que os mateís ni mucho menos, pero no contéis con que os recuerden cómo funciona el sistema renina-angiotensina.

Lo que nos lleva a mi primera conclusión, estos congresos no están destinados para estudiantes y su rentabilidad para nosotros es baja, aunque asistir a por lo menos uno durante la carrera es una buena idea. Puede sonar a algo de cajón, pero me parece importante dejar este punto claro para los que queráis hacer las maletas a Florencia el año que viene (próxima sede del Congreso Europeo sobre IC). A mi personalmente me ha encantado la experiencia, y a pesar del bofetón del primer día, he aprendido mucho.

Pero Miguel, si dices que son tan “complicados”, ¿Qué me puedo llevar si asisto? 

El aspecto que más resaltaría es entender y ver el proceso por el que pasa una intervención o fármaco desde su nacimiento en la investigación básica hasta su inclusión en las guías de prácticas clínicas, pasando por los primeros ensayos en humanos. Es algo que a muchos de nosotros nos han explicado en la carrera, pero verlo en acción es algo precioso. A mi me recordó una de las razones principales por las que me encanta la medicina, su constante cambio e innovación. Nos queda tanto camino por recorrer y tantas cosas por cambiar, que de verdad entiendes eso de “la mitad de lo que sabes al salir de la carrera ya estará obsoleto”.

Algunas de las nuevas dianas farmaceúticas que se están ensayando para Insuficiencia Cardiaca

Y aunque muchas presentaciones te sonarán a chino, si eliges bien las charlas, una de las grandes cosas que te pueden aportar estos congresos es ver el lado más práctico de la medicina. Al final de todas las presentaciones la pregunta es constante, ¿Es beneficioso este tratamiento para mis pacientes? No sólo te irás con una idea general de en qué hay controversias o qué hay que hacer siempre, sino que entenderás por qué se dice eso de que “mejora la calidad de vida pero no la supervivencia” o “sólo mostró beneficio para el subgrupo X”. En relación con esto, mi recomendación es que intentéis elegir las charlas más generales sobre manejo de un tipo particular de paciente, ya que son las que se explicarán con más enfoque clínico. Eso sí, no penséis que os vais a quedar con las dosis (¡ni falta que hace!).

Por último, una de las funciones más importantes de estos eventos es hacer networking. La oportunidad de conocer a otros profesionales, o incluso de poder hablar en persona con el experto en el tema de tu trabajo de fin de Grado no tiene precio. Para ello recomiendo que uséis redes sociales como Twitter durante el congreso. En muchos casos la propia organización del congreso fomenta que se discuta y comparta fotos de las charlas usando hashtags oficiales. Sacarle fotos a las diapositivas más importantes y compartirlas es una forma excelente de ayudar a que prestes atención y te quedes con la copla. Es muy gratificante poder tener un impacto positivo con asistir y dándole a Twitear, aunque  “solo” seas un estudiante. Eso sí, ¡cuidado con no distraeros mirando las fotos de tus amigos! Se de uno que es culpable de eso último…

La mano insidiosa de la industria

Esta parte se merece un post propio, y os prometo que en un futuro caerá. Pero por ahora me siento en la necesidad de daros un par de pinceladas sobre cómo viví la implicación de la industria en el evento como estudiante de medicina.

Compra Plomox hoy y vive una vida mejor, ¡Plomox!

Si tuviese que resumir mi impresión en una palabra, definitivamente sería “insidiosa“. El congreso no era de una farmaceútica, y aún así la influencia de estas se notaba en cada esquina y panfleto repartido por el representante guapo/a de turno con una sonrisa perfecta. Por suerte, la mayoría de las charlas estaban organizadas por la sociedad europea de cardiología, con lo que la influencia de la industria quedó limitada a los “Satellite Symposiums” (charlas específicas de la industra pero perfectamente integradas en el planning del congreso), y los Stands que colocaron en el vestíbulo principal del edificio. Estos últimos por supuesto con azafatos guapos, diseño implecable y toda serie de artilugios diseñados para llamar tu atención.

Cascos de indoctrinación de… digo, ¡mira el juguete guay que trae la farmacéutica chula!

Algunos ejemplos particularme llamativos de tácticas que empleaban en los stands para intentar que recetases Plomox a todos tus pacientes eran:

  • Videos e incluso animaciones de realidad virtual (Oculus Rift) que resaltaban los múltiples beneficios de sus fármacos.
  • Juegos de trivial con premios en las que las preguntas estaban diseñadas para resaltar lo bueno y rápido que mejoraba la situación clínica de los pacientes el fármaco.
  • Esa firme sensación de que los responsables de los stands querían que te sintieses lo más querido y halagado posible, incluso cuando les contabas que eras estudiante. Algo que a priori no es malo, pero cuando asoma de forma tan clara las segundas intenciones, rechina. Mucho.

Y sobre las charlas… En todas la segunda diapositiva estaba dedicada a resaltar los posibles conflictos de interés de los ponentes, algo muy loable, si no fuese por el hecho de que pasaban dicha diapositiva a la velocidad de la luz. Respecto a las charlas patrocinadas, no me esperaba ni de lejos lo claro que era que su principal función fuese conseguir la venta de un producto. No puedo resaltar demasiado la importancia de este último punto. Incluso como un estudiante de medicina, la forma de tergiversar los estudios y exponer solo los aspectos positivos, siempre con ponentes extremadamente carismáticos, y usando tácticas como ofreciendo la comida gratis a todos los asistentes (algo mucho más importante en un congreso de lo que os podéis imaginar) era sorprendentemente clara.

Al final, la impresión que se me quedó fue “¿Cómo es posible que no se den cuenta de lo que están intentando, y si se dan cuenta, por qué lo permiten?”. Algo que espero que como futuros profesionales no preguntemos mucho, y que actuemos en consecuencia.

“Conclusions and closing remarks”

Vaya experiencia. Me ha costado mucho resumiros lo más importante en una sola entrada. Hay tantas cosas que he aprendido y que he sentido… Desde luego me ha dado qué pensar e incluso ideas para entradas futuras del blog (¡que ahora que estoy mucho más libre de exámenes prometo escribir!). Si tuviese que elegir un sentimiento, sería el de que nos hacemos mayores y la responsabilidad es nuestra. Al final del día, la gente va a estos congresos por que tiene que ayudar a gente enferma. A veces gente muy enferma. Nadie te va a controlar la asistencia, si tomas notas o no o si te pasas las charlas mirando Facebook. Creo que es una lección que yo tengo pendiente en cómo me tomo ciertos aspectos de la carrera.

Pero para terminar, dicen que de la mayoría de las charlas, sólo te quedas con 3 puntos. Así que, si tuviese que resumiros mi experiencia en tres puntos, serían:

  1. Si quieres asistir a un congreso científico, elige uno de una especialidad que te guste y que preferiblemente hayas cursado ese año. Aún así, ve con la ídea de que muchas cosas te van a sonar a indio (incluso literalmente dependiendo del ponente), aunque al final del día aprenderás mucho.
  2. Implicarte de forma activa a través de las redes sociales es una de las mejores formas de sacarle el mayor partido al congreso y de establecer vínculos con otros profesionales.
  3. Ten muy presente e intenta fijarte de forma activa en el papel de la industria y sus estrategias para intentar venderte su producto. Es algo con lo que lidiarás a lo largo de toda tu carrera profesional, y cuanto antes sepas identificarlo, mejor.

Pero lo más importante de todo, sin lugar a dudas es…

¡Pásatelo bien, vive la experiencia, aprovecha para hacer turismo y hazlo en compañía de buenos amigos!

10
Mi primer congreso médico

3 thoughts on “Mi primer congreso médico

  • 7 septiembre, 2015 a las 9:35 pm
    Enlace permanente

    Lo de poner a las farmacéuticas como el monstruo malvado del cuento no está bien. El mayor peso de la investigación está llevado a cabo por fondos privados y los congresos como son actualmente no podrían realizarse sin el apoyo de las farmacéuticas. Que quieren vender su producto? Por supuesto! De eso se trata su negocio. Como describes, uno de los métodos para promocionar sus puntos de vista son los simposios satélites en horas en que el común de los congresistas van a descansar a sus hoteles o se reúnen a comer en otros sitios con sus colegas de otras comunidades o países. Si a alguien le interesa un simposio de ellos, acude, y cuando no está de acuerdo pregunta y discute, que para eso son. Todo hay que verlo con espíritu crítico, pero tampoco hay que caer en el discurso fácil de la multinacional sin escrúpulos cuyo objetivo es arrancar el ultimo centavo de la sanidad. En el resto de puntos que cuentas de tu primer congreso es una bonita visión refrescante desde los ojos de un estudiante y bastante entretenido.

    Responder
  • 28 mayo, 2015 a las 9:02 am
    Enlace permanente

    Una entrada muy interesante y muy a tener en cuenta para el estudiante de Medicina por encima de tercero. Discrepo en el tema de asistir a un congreso sólo cuando sepas del tema, te lo hayas mirado ese año o te guste. Piensa que tú te metiste en una especialidad que es compleja de por sí y cuyos avances pasan por el nivel biomolecular, por lo que otras disciplinas que manejamos más…quedaron en segundo plano. Supongo que no será lo mismo ir al congreso de cardio, que ir a uno de atención primaria, por ejemplo. Con el tema de las farmas…recuerda este post el día de mañana y si de verdad estás en contra de sus prácticas…no les sigas el juego en ningún sentido, ni siquiera les escuches. Es así de simple. Y por último…mamón ¡anda que ibas a avisar de que estabas en Sevilla!. Y mira que ví las fotos y tal, pero no me paré a ver donde era el congreso y más adelante, viendo las fotos de otros compañeros me dije: ¿a ver si es el congreso en Sevilla?. Ya podrías haber dado un toque y me acercaba al palacio de congresos aunque fuera para darte un abrazo y vernos un poco…Ains Miguelito. Bueeeeeno, en otra ocasión. Espero que lo hayas pasado muy bien. Un abrazote.

    Responder
    • 28 mayo, 2015 a las 9:26 am
      Enlace permanente

      Hola Emilio! Gracias por comentar :). Sí es cierto que en otras especialidades puede que el nivel no sea tan “elevado”, así que más que una regla es una recomendación. Eso sí, lo de ir en cursos clínicos si lo veo importante salvo que sea un congreso de investigación básica. Valorar las charlas y si puedes mirar un poco el contenido por encima antes de asistir es una buena idea.

      Lo de las farmacéuticas fue molt fort, hablaré de como no caer en sus redes y más impresiones en otro post. Y se me pasó completamente que estabas por ahí!!! De hecho no es la primera vez que he visitado una ciudad y que al volverme en el tren diga “… No he avisado a fulanito, mierda”. Por suerte me ha encantado la ciudad, así que es probable que me vuelva a pasar!

      Un abrazo!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *